Aire acondicionado de ventana que no enfría

Si tu aparato de aire acondicionado no enfría bien, comprueba los siguientes factores:

Asegúrate de que no hay nada que bloquea la salida de aire

Asegúrate de que nada esté bloqueando la parte frontal del acondicionador de aire. Cuando la unidad está bloqueada por cortinas, persianas, o muebles, el flujo de aire se restringe y el rendimiento de refrigeración se verá afectado.

Aire acondicionado de ventana que no enfría

Comprueba el filtro de aire

Asegúrate de que el filtro de aire se ha limpiado o sustituido en los últimos 30 días. Limpia o sustituye el filtro de aire si es necesario.

El filtro del aire acondicionado debe limpiarse cada 30 días para asegurar el flujo de aire sin restricciones. A continuación te explicamos cómo:

  • Puedes aspirar el filtro o lavarlo con agua tibia. Si el filtro está muy sucio, utiliza un detergente suave en el agua de lavado.
  • Echa un poco de agua con bicarbonato de sodio sobre el filtro antes de aclararlo, esto puede ayudar a eliminar el olor acumulado. Ten cuidado de no romper o dañar el filtro durante la limpieza.
  • El filtro no se puede lavar en el lavavajillas.
  • Una vez que el filtro está limpio, deja que se seque antes de volverlo a instalar.
  • No utilices el acondicionador de aire hasta que hayas colocado el filtro de nuevo en su lugar.

Nota: La ubicación y la forma de limpieza del filtro varía según cada modelo individual. Por favor consulta el manual del propietario antes de limpiar tu filtro.

¿Hay hielo en las bobinas?

En una noche fría en la que la temperatura exterior es inferior a 21 grados C es una de las principales causas por las que un aire acondicionado de ventana puede tener hielo en las bobinas interiores.

Un cambio en la velocidad del ventilador a un ajuste inferior para un funcionamiento más silencioso, pero dejando el termostato a un ajuste superior dará lugar a que no haya suficiente aire fluyendo a través de los serpentines de enfriamiento. Este flujo de aire más lento no mantendrá las bobinas húmedas y, a su vez, la humedad se congelará.

La mejor manera de evitar que se forme hielo en las bobinas es no ejecutar la unidad si la temperatura exterior es inferior a 21 grados C. Si la temperatura es cercana a los 21ºC o no estás seguro de la temperatura exterior, puede poner el termostato a una temperatura más elevada, estableciendo el interruptor del ventilador en la posición más alta.

Esto permite un mejor flujo de aire a través de las bobinas. En los modelos que tienen sólo un ajuste de encendido/apagado, pon el interruptor en OFF. La forma más rápida para descongelar las bobinas es apagar la unidad y dejar que la temperatura del aire ambiente derrita el hielo. Para ayudar a acelerar el proceso puedes activar la velocidad del ventilador en un modo bajo. Sin embargo, esto puede causar que el agua gotee al expulsar aire de nuevo en la habitación. Después de que las bobinas se hayan descongelado, ajusta el control de temperatura a un modo más cálido y ajusta la velocidad del ventilador en HI-Cool.

Nota: Un filtro de aire sucio u obstruido también puede hacer que las bobinas se congelen. Asegúrate de que el filtro está limpio.

Comprueba el ajuste del termostato

Una configuración más alta proporcionará la máxima refrigeración.

Comprueba la temperatura exterior

Los aires acondicionados de ventana no enfriarán si las temperaturas exteriores son frías. El funcionamiento de un acondicionador de aire de ventana se verá afectado si la temperatura exterior es de 21 grados C o inferior. Esto limitará la capacidad de enfriamiento de la unidad.

En estas condiciones es posible que el serpentín interior se hiele, lo que limitará el rendimiento de refrigeración. Contra más caiga la temperatura por debajo de 21 grados C, menos productivo se vuelve el aparato.

Esto no suele dañar la unidad, pero sí que desperdicia energía. En muchos casos, las temperaturas al aire libre de 21 grados C o menos causarán que el compresor no se encienda, dependiendo así de la temperatura interior.

Si la temperatura exterior desciende a 0 grados C o menos, cualquier resto de agua que quede en la bandeja exterior de la unidad se congelará.

El termostato no puede iniciar el compresor

Si la habitación está ya a 21 grados C o menos, el termostato no puede completar el ciclo del compresor.

Comprueba la temperatura de la habitación antes de encender la unidad

Ten en cuenta la temperatura de la habitación cuando enciendes el aire acondicionado por primera vez. Si la habitación estaba muy caldeada, la unidad necesitará más tiempo para refrescarla. Cuando el calor se almacena en las paredes, muebles, alfombras y cortinas, se necesitará más tiempo para refrescar la habitación.

No esperes a que la habitación esté demasiado caliente

Siempre que sea posible, enciende el aire acondicionado antes de que la habitación se caliente demasiado.

Por qué mi AA de ventana no enfría

No te pierdas las mejores ofertas de aire acondicionado aquí.

Comprueba los BTU de tu aparato

Una de las cosas más importantes a considerar al comprar un aire acondicionado de ventana es su capacidad de refrigeración. La capacidad de enfriamiento se mide en unidades térmicas británicas o BTU. Si un aire acondicionado de ventana no tiene suficientes BTUs, tendrá que trabajar muy duramente, perderás una gran cantidad de energía, tu factura de la luz aumentará considerablemente y aún así, pasarás calor. Si compras un aparato con demasiados BTUs, tampoco será efectivo, ya que la habitación se volverá húmeda, promoviendo así, la aparición de moho.

A continuación te facilitamos una lista para que sepas cuales son los BTU correctos para el tamaño de tu habitación, siempre y cuando ésta tenga un techo de 2,5 metros de altura.

  • Para una habitación de 9 metros cuadrados a 14 metros cuadrados, necesitas 5000 BTU.
  • Para una habitación de 15 metros cuadrados a 24 metros cuadrados, necesitas 6000 BTU.
  • Para una habitación de 25 metros cuadrados a 28 metros cuadrados, necesitas 7000 BTU.
  • Para una habitación de 29 metros cuadrados a 32 metros cuadrados, necesitas 8000 BTU.
  • Para una habitación de 33 metros cuadrados a 37 metros cuadrados, necesitas 9000 BTU.
  • Para una habitación de 38 metros cuadrados a 42 metros cuadrados, necesitas 10.000 BTU.
  • Para una habitación de 43 metros cuadrados a 51 metros cuadrados, necesitas 12.000 BTU.
  • Para una habitación de 52 metros cuadrados a 65 metros cuadrados, necesitas 14.000 BTU.
  • Para una habitación de 66 metros cuadrados a 93 metros cuadrados, necesitas 18.000 BTU.
  • Para una habitación de 94 metros cuadrados a 112 metros cuadrados, necesitas 21.000 BTU.
  • Para una habitación de 113 metros cuadrados a 130 metros cuadrados, necesitas 23.000 BTU.